miércoles, 10 de diciembre de 2014

PRACTICOS CONSEJOS PARA DISMINUIR EL PICOR Y EL USO DE CORTICOIDES EN DERMATITIS ATÓPICA.

Hoy hablamos de unas de las patologías más frecuentes en países desarrollados y uno de los principales motivos de consulta en atención primaria y en dermatología: la dermatitis atópica, que se presenta como lesiones eccematosas en la piel, con un picor intenso, siendo mucho más frecuente y característico durante los primeros años de vida.

      Pero, ¿Cómo reducir el número y severidad de los brotes y disminuir el uso de corticoides? Aquí tienes una serie de medidas que ayudarán seguro a aumentar la calidad de vida del paciente atópico.

1.      ¿Sabías que el agua también puede irritar? Pues sí, y no debemos abusar de ella. Mejor siempre duchas que baño y estos deben ser de agua templada. Actualmente hay productos en el mercado, con alto contenido en avena, que “gelifican” el agua, siendo muy efectivos para calmar el picor en un brote y ayudar a reconstituir la barrera cutánea. Normalmente hay que mantenerse en torno a 10 minutos en al agua para que sean efectivos. Dos laboratorios que los trabajan son ISDIN (Baño de avena 10 sobres, 15 euros aprox.) y LetiAT4 (Baño tratante con tapón dosificador 200 ml, 15 euros también)

2.     Uso de limpiadores sin detergentes, (son los llamados syndets) y con pH ácido.   ¡Insisto en el pH ácido! Los médicos lo llaman mal pH neutro, y puede llegar a confusiones. El pH natural de nuestra piel no es neutro, si no ligeramente ácido, de 5,5. Luego un buen gel será el que respete la naturaleza de nuestra piel, entre ellos el pH ácido. A mí me gustan mucho dos geles en concreto, Lipikar Aceite Relipidizante de la Roche Posay (unos 10-14 euros, 400 ml) y Oleogel de ducha de Eucerin (aprox. 15 euros), ambos son aceites que al contacto con el agua emulsionan formando una suave espuma, una pasada.          
                                                                        INSISTO EN EL USO DE UN BUEN LIMPIADOR, NO TIENE SENTIDO UTILIZAR UNA BUENA CREMA SI LUEGO QUITAMOS LO QUE RECIBIMOS CON LA CREMA CON UN MAL PRODUCTO DE LIMPIEZA.

3.     Aportar una buena hidratación reconstituyente a la piel. Un paciente con dermatitis atópica presenta la barrera lipídica de defensa alterada, esto quiere decir que le falta la parte grasa que nos protege de los agentes externos, además de tener la microbiota cutánea alterada (entendemos por microbiota las bacterias naturales que tenemos en nuestra piel y que nos protegen habitualmente de infecciones y otros problemas). Aquí quiero destacar dos cremas, la nueva Lipikar Baume AP+ (el PVP recomendado es de 22,50 euros, aunque lo he llegado a ver por 14,50 euros, los 400 ml), que restaura la barrera de defensa, tanto a nivel de bacterias como a nivel de grasa cutánea. Única pega, el olor. Y XeraCalm de Avenè (entre 15-20 euros, 400 ml), que restaura muy bien la barrera lipídica y además posee un sistema innovador de cerrado del producto, evitando la contaminación de la crema una vez abierto el envase.

4.     Siempre debéis exigir productos libres de perfumes o con perfumes hipoalergénicos.

5.     Si nos encontramos ante un brote, una buena hidratación potenciará la eficacia del tratamiento farmacológico que paute el médico. Dar un paso al frente y atreveros con los aceites esenciales: Enriquecer vuestras cremas hidratantes habituales con unas gotitas de aceite esencial de manzanilla, ayudará a calmar el picor y a potenciar la actividad cicatrizante y regenerante de la crema. Si nos encontramos además, por un caso de insomnio por rascado excesivo, podemos añadirle aceite esencial de lavanda, para además tener un efecto calmante y relajante (ambos aptos para niños desde el primer mes).    
      EL USO DIARIO DE CREMAS EMOLIENTES REDUCE EL NÚMERO Y SEVERIDAD DE LOS BROTES, DISMINUYENDO LA NECESIDAD DE CORTICOIDES.

6.     Evitar el contacto con fibras, lanas y plásticos, siendo mucho mejor la ropa de algodón. Recordar que los suavizantes quedan en la ropa y también pueden ser desencadenantes de diversos brotes.

7.     Mantener una correcta humedad (hacer uso de los humidificadores, sobre todo en invierno si hacemos uso de la calefacción) y evitar el calor (no abrigar demasiado al niño). Para aquellas que optéis por humidificadores, jugad con los aceites esenciales. Un aceite esencial de lavanda en el difusor 30 minutos antes de acostar al niño, favorecerá la relajación y evitará rascados nocturnos desesperantes.

8.     Si el niño constantemente tiene brotes, es muy recomendable deshacerse de moquetas, alfombras y peluches, por su alto contenido en ácaros y suciedad, además de ser algo más cuidadosos con la limpieza del cuarto.

9.     Indagar en qué factores desencadenan el brote de dermatitis atópica. Por ejemplo, es muy común que tras una infección, por ejemplo, respiratoria, tengan un brote de dermatitis, o el consumo de diversos alimentos, como los de alto contenido en histamina (Fresas, frutos secos, marisco, quesos…).

10. Por último, no desesperéis. Es una patología que tiende a desaparecer con la edad.

               


      Si quieres más información acerca de algún producto del que no estas seguro, o necesitas que te resolvamos alguna duda, no lo dudes y ponte en contacto:


        paraguapatu.info@gmail.com


       Olga Orantes, farmacéutica. Nº Colegiado 21.209
      Información basada en el curso Educación sanitaria e interrogantes en patologías para la oficina de farmacia, capítulo 1. Dra. Piteiro Bermejo y curso Tratamiento y prevención de la dermatitis atópica que nos ofrecieron los laboratorios La Roche Posay.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gusta lo que lees? ¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner