sábado, 16 de mayo de 2015

Nuevas mascarillas de Sephora: GlamGlow Supermud Clearing treatment

¡Hola chicas!

Como ya os conté fui a Sephora el otro día para aprovechar los secretos de belleza y una tarjeta regalo que tenía pendiente. Iba directa, ya me había leído todo sobre ellas. Me volví algo loca puesto que era la primera vez que iba al corte inglés de El Bercial, en Getafe. No había manera de centrarme en Sephora. Demasiadas cosas en poco sitio.
Cuando por fin las encontré, en aquel stant, en la última balda: LAS GLAM GLOW.
Según iba acercándome algo no me cuadraba... 49,95 euros, ¡no puede ser! Entonces pensé para mi misma, "será un bote enorme". Pues no, o 30 o 50 ml y la del contorno de ojos para 12 aplicaciones. ¡pero qué tipo de precios son estos! Por lo que me di la vuelta para buscar y comprar otra cosa ...

Como ya sabéis, acabé comprando un colorete iluminador de Too Face y los polvos fijadores de Make Up For Ever, que también había fichado en alguna ocasión por internet.
Fue entonces cuando al verme y cobrarme la chica de Sephora me ofreció probar dos: La "blanca", Glam Glow Supermud Clearing Treatment y la "negra", Youthmud Tinglexfoliate Treatment.
Sólo se me pasaba una cosa por la cabeza: Después de ver lo que cuestan, ni de broma una mascarilla sobrepasa ese valor... ¡50 euros! ¡pero qué me están contando! ¡Ya puede hacer maravillas!

Hoy, no muy animada y dispuesta a tomarme un té rojo de caramelo calentito mientras veo la tele y me relajo, que falta me hacía, preparo mi piel antes con:
- Desmaquillante para ojos sensibles de Vichy
- Gel limpiador Purete Thermal de Vichy
- He pulverizado para tonificar antes Agua de Belleza de Caudalié
- He aplicado sérum hidrating B5 de Skin Ceuticals.
- Mascarilla Glam Glow "Blanca".

He aplicado antes un sérum por que estas mascarillas arcillosas actúan a modo de cataplasma, favoreciendo la absorción del los principios activos del sérum.

La mascarilla a simple vista causaba una impresión típica. Arcillosa (aunque bastante suave e hidratada), con trocitos planos o cilíndricos de lo que parecían hojas (quizá algas) de color verde oscuro. Muy fácil de extender. Tengo que añadir que olía como a menta una vez abierto el bote.
Nada más ponerlo, empiezo a notar un tremendo y terrible "escozor", pero terrible. El impulso me decía que tenía que lavarme la cara corriendo, que me estaba dando alergia, pero me miraba al espejo y no veía ni una simple rojez característica de la piel reactiva. Tengo que reconocer que me he aplicado de todo en la cara, ácido glicólico a altas cantidades o retinol en cantidades altísimas entre otros, y lo máximo que he notado ha sido un pequeño picazón y no entendía el porqué de este. Era muchísimo mayor.
Y mi pensamiento ha sido: Aguanto el tirón como una campeona y que sea lo que tenga que ser. Por lo que he cogido una revista y he empezado a darme aire en la cara para que se pasara el escozor y la picazón. Conseguí calmarlo con el aire y a los 10 minutos se pasó.
La dejé 20 minutos y procedí a quitarla aclarándola con movimientos circulares con agua tibia mientras pensaba con qué me iba a hidratar la cara, ya que daba la sensación de que la arcilla iba a secar muchísimo mi piel.
Cuando me miré al espejo no me lo creía. Jamás, pero jamás he tenido la piel tan limpia y luminosa. NI UN SOLO PORO, NI UNO. PIEL SUAVE, HIDRATADA, TERSA Y UNIFORME.

Os juro que jamás pensé que una mascarilla consiguiese tales resultados en mi piel. Una única aplicación y mi piel ha cambiado totalmente. Por supuesto he pedido opinión a una persona de confianza, a una persona justa y sincera, mi madre. ¿Y qué fue lo que me dijo? "¿Tienes para darme yo? (¡Qué tía! Si la dijera el precio...)

Y ahora os cuento, ¿Qué es lo que lleva esta mascarilla? Una mezcla de ácidos (AHA y BHA entre otros, el ácido glicólico, el ácido salicílico forman parte de esta formulación, en total 6 ácidos que actúan principalmente como exfoliantes químicos. ¿Qué finalidad tienen? Exfoliar. Descementar las células del estrato córneo o última capa de la piel y mostrar una piel joven, una piel que se encontraba debajo de las células muertas. UNA PASADA.

¡Por cierto! Con la emoción no os he contado que me puse también unas monodosis en el contorno de los ojos, especiales para desfatigar la mirada, de la misma marca Sephora (concretamente las de color rojo). Poseen una cantidad de sérum muy alta, por lo que os recomiendo que las cerréis una vez abiertas con celo y las guardéis en la nevera para aprovecharla días consecutivos.

En definitiva, ¡Por fin! ¡Por fin! y ¡Por fin! ¡Producto milagroso encontrado, ningún poro dilatado, piel suave, firme, uniforme y bien hidratada. Reconozco que merece la pena, aunque seguiré investigando sobre ellos. La próxima en probar es la negra, con mayor efecto exfoliante. Lista además para probar la de color verde que es supernutritiva (cargadita de aceites) y mucho más lista para probar la del contorno de ojos. Después de probar esta, pongo el listón de mascarillas altísimo.
Desde hoy, me declaro fan incondicional de Glam Glow de Sephora.

Os dejo dos fotos no muy agraciadas, pero para que valoréis vosotras también. Se trata de la mascarilla "blanca", justo después de ponerla junto con las monodosis del contorno de ojos desfatigantes (las rojas). Más abajo, mi piel después de limpiarla (reconozco que he pasado todo el tiempo que he tardado en escribir este post tocándome la cara, estoy increíblemente maravillada).




¡Muchas gracias a todas!

Olga Orantes. Farmacéutica Nº Colegiado 21.209.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gusta lo que lees? ¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner