martes, 4 de agosto de 2015

MI RUTINA FACIAL PARA UN AGOSTO MUY URBANO

¡Hola chicas!

Al llegar de vacaciones, mi piel y por qué no decirlo, mis ansias de probar nuevos productos, me pedían a gritos un cambio en la rutina facial. No dudé en cambiarla ni un minuto.

Y es que no es lo mismo cuidarse la piel en la playa (mucho más seca, irritada, dañada por el sol...), que cuidársela en terreno urbano (mucha más contaminación, menor humedad, ...).

Os cuento:
Por regla general, limpio la piel todas las mañanas con el nuevo gel micelar de La Roche Posay, comodidad ante todo, además, los días que más creo necesitarlo, retiro el producto con agua para mayor frescor. Una alternativa cómoda al gel.

Ahora, cambio de tónico radicalmente, usaba el agua de belleza de Caudalíe como tónico, pero su envase no es infinito (pienso reponerlo), y decidí cambiarlo por el Tónico Clarificante nº 3 de Clinique, ¿El porqué? Siempre que experimento un cambio de ambiente (regreso de vacaciones playeras, cambio de país), mi piel suele sufrir brote de acné, si se junta con el periodo ovulatorio... ¡ya ni os cuento! Por lo que necesitaba un tónico con algo de alcohol que me ayudara como antiséptico y astringente. No os asustéis, el alcohol no es tan malo como su mala fama dice ser. En concentraciones no mayores a un 10% puede ayudarnos a las pieles más grasas a desinfectar, secar y detoxificar ciertas zonas, especialmente las más propensas a sufrir comedones, por lo que me parece buen complemento de aquellas pieles que exfolien con mayor frecuencia (ya sabéis que un contra de las exfoliaciones es que tienden a extender la infección de acné), o pieles que quieran secar diversas zonas de la piel. Elegí el número 3 por ser más fuerte y estar más preparado en pieles mixtas/grasas. Además, como secante puntual en el granito puede ayudarnos también mucho. También es cierto que no recomiendo que se utilicen varios botes de estos productos seguidos (creo que pueden provocar bastante sequedad a la larga) y ni yo misma suelo acabarlos, a mitad de producto, suelo cambiar de tónico para no deshidratar en exceso y acostumbrar la piel. Guardo el bote para otro periodo (otro
cambio de estación, menstruación, tras una exfoliación física o química, tras una mascarilla de arcilla...).

El siguiente producto que utilizo es uno de mis sérums favoritos, Pigmentclar de La Roche Posay, por llevar una de mis moléculas favoritas en su composición, el ácido ferúlico, uno de los antioxidantes más potentes que existen actualmente en el mercado cosmético. Por supuesto, si pudiera permitírmelo, utilizaría todos los días alguno de los sérums que SKIN CEUTICALS nos ofrece como antioxidantes, asique es una maravillosa alternativa para buenos resultados sin que el bolsillo se resienta (en exceso). Este sérum no sólo lleva ácido ferúlico en su fórmula, si no que lo acompañan el resorcinol y el gingko biloba, coadyuvantes en la prevención y el tratamiento de las manchas solares. Como veis es un producto muy al día. Para más información os dejo el enlace del último post sobre el ácido ferúlico y los productos que lo incorporan "Probamos Pigmentclar, con ácido ferúlico a buen precio".

Para el contorno de ojos sigo utilizando Aqualia Thermal Ojos Bálsamo Mirada Despierta de Vichy. Su último lanzamiento y renovación del contorno de los ojos vino de la la mano de su línea Aqualia Thermal, formulado en un gel adaptado a las pieles más sensibles y más jóvenes. Y qué deciros, yo y mi obsesión por las ojeras (y no bolsas), os dejo enlace de un post que hice para aclarar conceptos sobre las bolsas y las ojeras y los tratamientos a seguir: "el kit perfecto que trata y corrige las ojeras". Y es cierto que mi contorno de ojos ha mejorado y bastante con el tratamiento intensivo, aunque ahora que he dejado de lado las vacaciones, como es obvio ha empezado a aflorar mi odiado color morado.
Desde luego, la textura de este producto enamora, por no decir que si lo dejas en la nevera y lo aplicas en frío descongestiona y desfatiga muchísimo.
Tengo en casa desde hace algo más de un mes un contorno de ojos que ha demostrado bajo control dermatológico una clara reducción de las bolsas y las ojeras, en cuanto acabe este, comenzaré con el otro.

Como crema, tengo que confesaros que he incluído ya "POR FIN" mi primera crema con componente antiarrugas, y muy feliz que sea de la mano de nuxe, con la mismísima Nuxellence Eclat.
Se trata de una crema fluída (tan fluída que puede aplicarse también como sérum), cuya función es recargar la piel (de ahí su formato tipo pila), francamente una antiedad para todas las edades, valga la redundancia. Forma parte de una línea especial antiarrugas junto con el cuidado nocturno, Nuxellence Detox. Esta crema tiene la finalidad de aportar luminosidad, alisa, rellenar, activar la piel y devolverle la energía, elaborada con ácido hialurónico, pasiflora y anchusa. Un extra muy importante: puede y debe ser aplicada en el contorno de los ojos, lo que es traduce en ser ¡dos cremas en una! Como ya os he contado, combina a la perfección con el tratamiento Detox nocturno de la misma línea, pero decidí no comprarlo por tener ya tratamiento detox con el aceite de noche de Caudalíe.

Por último, y ni mucho menos, menos importante, utilizo una CC Cream de Darphin spf 35. Me la regalo una muy buena amiga y dermoconsejera y desde luego, no he dudado ni un minuto en probarla. Darphin, mi querido y amado Darphin, un laboratorio especialista en elaborar cosmética natural de alta gama, y es que aplicarte un producto Darphin es sumergirte en texturas revolucionarias exquisitos, todo pura naturaleza. Quiero destacar de esta marca su agua micelar (la mejor de todas las que he probado sin duda, por olor, efectividad y sensorialidad), sus aceites aromáticos, perfectos para los momentos spa caseros y nocturnos y por supuesto, su línea hydraskin, específica para hidratar todas las pieles, de la que os hablaré en poco por haber incluído uno de sus productos en mi rutina nocturna.
A lo que íbamos, se trata de una crema correctora con color que nos ofrece una cobertura media-alta (ya sabéis que al ser correctoras son algo más cubrientes que las BB Cream), que funde perfectamente con la piel y no solo aporta algo de tono, si no que ayuda a captar la luminosidad de la piel. Su resultado es completamente mate e ideal para aquellas chicas que busquen un acabado corrector y a la vez natural.

Y vosotras, ¿cambiáis de rutina facial cuando regresáis de vacaciones? ¿experimentáis algún brote de acné de regreso a la ciudad?

Deseando evaluar resultados de mi nueva rutina.



Olga Orantes. Farmacéutica Colegiado 21.209.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gusta lo que lees? ¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner