domingo, 13 de marzo de 2016

¿En qué debo fijarme cuando compro un protector solar?

¡Hola a tod@s!

Hoy vamos a abordar cómo elegir el protector solar adecuado para nosotros. Ya sabemos todos que el protector solar es algo que no puede faltar en mi rutina cosmética diaria, es sin duda alguna, el producto más eficaz de todos los que podemos aplicarnos. Pero, ¡hay tantas marcas! ¿Cumplen todas los requisitos específicos? Atentos:

Recibimos de forma habitual distintos tipos de radiaciones:

- Ultravioleta C (UV-C): No nos llega gracias al ozono (¡y mil gracias al ozono porque sus quemaduras serían horribles!).
- Ultravioleta B (UV-B): Causantes de las típicas quemaduras solares. No es capaz de traspasar nubes, ni cristales.
- Ultravioleta A (UV-A): Causantes del fotoenvejecimiento y alergias solares. Es una radiación muy fuerte, traspasa nubes, cristales e incluso las capas superficiales de la piel, por lo que causa fuertes daños.
- Radiación Infrarroja: Un tipo de radiación que se ha llegado a poner muy de moda. Genera gran cantidad de radicales libres, por lo que puede potenciar los efectos dañinos de la radiación ultravioleta B y C.

Queda claro entonces que debemos protegernos de 3 tipos de radiaciones, y que debemos buscar esta protección en los distintos protectores solares. Comencemos:

- ¿Cómo buscar la protección contra el UV-B? Fácil. Es el primero que buscamos, el de toda la vida, el spf. Este spf, por lo general, puede ir del 2 al 100 o del 2 al 50 (según la legislación que siga, si esto no lo entiendes, pincha aquí y te explicaré qué significa). Aquí está claro que cuanto más alto sea, más protección tendrá respecto al UV-B. Mi recomendación: EXIGIR COMO MÍNIMO UN 30.

- ¿Cómo buscar la protección contra el UV-A? Y os estaréis preguntando "¿Pero hay otro número en el envase que nos indica la protección UV-A?" La respuesta es NO, aunque nos sería más facil a todos. En el caso de las radiaciones UV-A buscamos un símbolo que consta de las letras UVA rodeadas con un círculo (mirad la imagen aclaratoria). Este símbolo quiere decir que tiene una protección solar frente al ultravioleta equilibrada. Esto quiere decir que cuanto más alto sea el spf (protección UV-B), más alta tiene que ser la protección UV-A. Por lo que si aparece este símbolo y posee un spf alto, vamos por el buen camino.


- ¿Cómo buscar la protección contra la radiación infrarroja? Aquí chicos, lo siento pero no hay nada escrito. Actualmente no existe ningún filtro solar frente a la radiación infrarroja, aunque muchos laboratorios se empeñen en presumir de ello. Lo que podemos encontrar son protectores solares con antioxidantes que revierten los efectos producidos por la radiación infrarroja, una vitamina E por ejemplo. Es lo que hemos conocido estos tiempos atrás como filtros biológicos (¡qué feo suena! ¡el filtro biológico no existe! No filtramos la radiación, si no tratamos nuestra piel del efecto que tiene). Aquí tenéis un abanico increíble de sustancias... ¡solo os digo que el ácido ferúlico es una de mis favoritas!

No puedo irme sin antes aclararos que estos métodos de clasificación son los RECOMENDADOS por la Unión Europea. NO son obligatorios, aunque creo que es tan importante que el consumidor los reconozca como que el laboratorio los ponga para informarnos a todos de lo que compramos.

Y con esto, ya que últimamente tenemos más sol que lluvias, espero ayudaros a que protejáis vuestra piel como se merece, y no solo los días de playa o verano, si no todos los días ¿o acaso no atraviesan las nubes la radiación ultravioleta A?

Un fuerte abrazo a todos.

Olga Orantes.
Farmacéutica Nº Colegiado 21.209. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gusta lo que lees? ¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner