sábado, 6 de agosto de 2016

El sol ha quemado mi piel, ¿Qué hago?


¡Hola a tod@s!

¿Quién no ha sufrido nunca ninguna quemadura solar? ¡Seguro que alguien ha tenido algún descuido con el sol alguna vez!

¿Os podéis creer que ayer me apliqué dos veces crema solar en el mismo pie? ¡Eso me pasa por hacer varias cosas a la vez! Imaginaros mi otro pie... ¡con lo insistente que soy con la protección solar... solo estas cosas pueden pasarme a mi!

En fin, justo me quemo el pie cuando pensaba contaros qué debemos hacer y qué no debemos hacer si sufrimos una quemadura solar.

¿Qué debo hacer ante una quemadura solar y cuando debo acudir al médico?

Muchos son los factores a tener en cuenta cuando nos encontramos ante una quemadura solar: los más importantes para mi son la extensión de la quemadura (lo grande que es) y la afección de las capas inferiores (si la quemadura es muy profunda).

Por lo general, la quemadura solar la clasificaremos como de primer grado: piel enrojecida y caliente que en muchas ocasiones genera picor y quemazón, debemos:


- Podemos calmar la zona si la sumergimos en agua ligeramente fría (evitar hielos).
- Lavar la zona con suero fisiológico.
- Secar la piel dañada siempre a toquecitos, sin arrastrar para evitar irritar más la piel.
- Para las duchas diarias, utiliza un gel corporal tipo syndet. (Uno de mis favoritos, Lipikar Gel Syndet de La Roche Posay).
- Aplicar emulsiones o cremas hidratantes preparadas para después de la exposicion solar (After Sun) o geles frescos de Aloe Vera. Conservarlos en la nevera te ofrecerá frescor y alivio inmediato.
- Recuerda aplicar siempre protección solar spf 50 y de filtro UV-A equilibrado (si no sabes que significa esto, pincha aquí), aunque lo ideal es que la zona no reciba radiación solar durante algunos días.
- A veces puede ser necesario aplicar un corticoide de baja potencia (hidrocortisona) sobre la quemadura. Deja que un médico o farmacéutico valore su aplicación.
- Es frecuente que las quemaduras solares extensas se relacionen con un golpe de calor. Su principal signo es la aparición de fiebre sin explicación aparente. Para saber cómo actuar y reconocer un golpe de calor, pincha aquí.

La aparición de ampollas en la quemadura solar significa que se trata de una quemadura de segundo grado, habitualmente quemaduras de segundo grado superficiales. Si observas ampollas en tu quemadura, ¡ni se te ocurra explotarlas!


 Mi recomendación es:

- Lavar la zona con suero fisiológico y secar a toques con ayuda de gasas estériles.
- Aplicar Betadine sobre la quemadura u otro desinfectante con clorhexidina.
- Ayudar a la cicatrización con pomadas especiales puede ser de gran ayuda. Mi aliado favorito: La Blastoestimulina, un básico en cualquier botiquín.
- En este caso no hay excusas. La zona debe ser tapada por completo con apósitos secos estériles para evitar la radiación solar y posibles infecciones. Actualmente existen en el mercado apósitos con plata que ofrecen efecto antibiótico y cicatrizante.


¿Qué NO debes hacer en caso de quemadura solar?

- Restregar hielos sobre la quemadura para aliviarla. El hielo también quema, por lo que estarás quemando la piel quemada...
- Aplicar vaselina o productos oleosos. Estos productos no se absorben y no dejan "respirar" a la piel. Es muy típico aplicarse en la quemadura aceite de rosa mosqueta y no está indicado ningún tipo de aceite sobre las quemaduras.
- Evitar restregar o fricción la quemadura con otras superficies. Parece una tontería, pero si la quemadura es muy profunda, puedes llegar a levantar la piel, lo que te obligaría a acudir al médico.
- Las ampollas no deben nunca explotarse. Nuestro cuerpo es sabio y ayudarán en la cicatrización.
- Si la extensión de la quemadura es muy grande, deberás acudir al médico.
- Los niños y los ancianos deberán ser evaluados por un médico.
- Vivimos en el 2016, creo que ya es hora de dejarnos de vinagre u otros remedios sobre la quemadura.

En cuanto a los grados siguientes de quemaduras (tercer y cuarto grado), no son frecuentes en este tipo de quemaduras, por lo que no vamos a tratarlos. Además, siempre requieren de intervención médica (incluso injertos).

Por otro lado, nunca olvidéis de mantener una buena hidratación (es muy importante aumentar la ingesta de agua durante las quemaduras solares), mantener una buena alimentación y seguir las indicaciones anteriores, harán que tu piel regenere y recupere su aspecto habitual en pocos días.

Recuerda que una vez sufrida una quemadura, se aumenta considerablemente la probabilidad de padecer cáncer de piel, por lo que no hay escusas, mucho cuidado con el sol.

¡Disfrutad del sol con prudencia!

Olga Orantes. Farmacéutica Nº Colegiado 21.209.

No olvides suscribirte!

Delivered by FeedBurner



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gusta lo que lees? ¡Suscríbete!

Introduce tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner